Nuestro Padre Jesús de la Columna

La imagen recrea el momento de la Pasión de la flagelación de Cristo, amarrado a una columna. Se trata de una talla de gran calidad artística, de acertadas proporciones y sereno y clásico contraposto, en la que destacan el trabajo de la anatomía, la serenidad del rostro, o la factura de las manos. Posiblemente, y en época posterior, la imagen fue retocada para añadirle un mayor realismo, añadiéndole las profundas heridas de la espalda, que contrastan con la dulce expresión del rostro. La imagen se atribuye al círculo de Pablo de Rojas, a finales del siglo XVI.

En 1790 se documenta una intervención sobre la policromía de la imagen, realizada por Manuel Ladrón de Guevara, y más recientemente, en 1994, se realizó una nueva restauración que le devolvió la policromía original y el sudario antiguo de oro.

La imagen se procesionó el Martes Santo desde su propia ermita junto al Cristo del Mayor Dolor, San Pedro apóstol y, en los últimos años, con Ntra. Sra. de la Soledad hasta los años treinta del siglo XX.

TRONO DE NUESTRO PADRE JESÚS DE LA COLUMNA

Autor: primera fase Antonio Aranda, remodelación trono, faroles y ánforas Bartolomé Ruiz, Orfebrería Cristobal Angulo y esculturas capillas Juan Vega.

Cronología: 1997 primera fase, 2004 faroles, orfebrería y tallas y esculturas 2010.

Material: Madera tallada y aplicaciones de orfebrería.

Descripción: El Martes Santo de 2004 se estrenó la primera fase de la reforma del Trono de Ntro. Padre Jesús de la Columna. Trono que realizara el Devoto y horquillero del Cristo Antonio Aranda Lara en el año 1997 y de estilo neobarroco. La primera fase de reforma, en el que respetando el diseño y la línea del trono, se procedió a dotarlo de altorrelieve en metal plateado con escenas de la pasión, en el número de ocho, realizados por los talleres Angulo de Fuengirola. Así mismo, se acompaña de ocho cabezas de Querubines Alados del taller granadino Hermanos Ladrón de Guevara. El tratamiento del cajillo se completa de un trabajo de talla y cuatro capillas centradas en los paños realizado por el artesano antequerano Bartolomé García Pérez. Resta una segunda fase para la terminación del trono, consistente en dotarlo de cuatro faroles que escolten a Ntro. Sagrado Titular en madera y aplicaciones de orfebrería, sustitución del monte actual por una superficie acorde al paraje bíblico que representa. Igualmente se completará con crestería tallada y la imaginería correspondiente. En 2009 se instalan un juego de cuatro ánforas realizadas en madera tallada y con aplicaciones de orfebrería, realizada por Bartolomé García. En 2010 estrenó las esculturas de las capillas, realizadas por Juan Vega. En la capilla delantera el bautismo de Ntro. Señor, San Juan apoyado sobre una roca derrama el agua sobre la cabeza de Jesús; en la capilla trasera la Resurrección, Jesús triunfante surge del sepulcro y dos soldados aterrorizados observan la escena; en las capillas laterales el milagro de la resurrección de Lázaro y el perdón de la dúltera, tal vez la capilla más emotiva.